Hay una pregunta que me hago de continuo: en realidad todos anhelamos escuchar la voz de Dios o simplemente muchos solo anhelan escuchar que Dios valide aquello que piden y lo cumpla?. Si lo nota, son 2 cosas muy distintas, la primera puede contener cualquier cosa que venga del corazón de Dios y puede incluso ser incómoda para nosotros, solo piense en Jonás, a quien Dios habló y envió a Nínive, y éste hizo todo lo contrario, o bien el joven rico que fue a la presencia de Jesús y le preguntó que había de hacer y al responderle que debía repartir sus bienes entre los pobres, se entristeció de gran manera. La pregunta es: entonces, para que van a la presencia de Dios? La otra cosa que las personas suelen hacer todo el tiempo, es ir delante de la presencia de Dios a buscar una respuesta en específica y […]

Ver Mas